[...]
Barcos de alquiler fondeados en el mar del Caribe
BUSCAR BUSCAR

Alquiler de barcos en Islas Eólicas

Las mitológicas Islas Eólicas

Pídenos tu presupuesto personalizado
¡Tu viaje en barco en 4 pasos!
¿Qué tipo de barco quieres?
¿Cuantos os vais a enrolar?
Debe ser un número
¿Quieres patrón?
Venga, cuéntanos si quieres que te lleven...
¿Cuando quieres zarpar?
Seguro que sabes cuándo quieres zarpar, ¡cuéntanoslo!
(Opcional) Presupuesto
¿Cuántos días váis a estar?
Cuentanos cuanto vas a estar
¿Como te contactamos?
Necesitamos saber cómo te llamas
Lo necesitamos poder enviarte tus presupuestos
¿Has puesto el prefijo país + número de teléfono?
Es obligatorio haber aceptado la política de privacidad
No te mandaremos spam, de verdad.

Las Eólicas encuentran su historia principalmente en la mitología. Se creía que pertenecían a los dioses y otras criaturas monstruosas y que fue el mismo Eolo quien les puso el nombre. La fragua de Vulcano debía estar en el cráter del volcán donde forjaba los rayos de Zeus y las siete islas conformaban un “Y” que se asemeja a la constelación de Orión en las estrellas.

Fuera de la mitología, se trata de un archipiélago de origen volcánico, declarado Patrimonio de la Humanidad, situado en el mar Tirreno y cercano a la Sicilia perfecto para ser explorado alquilando un barco o alquilando un goleta en alguna de las Eólicas. Se compone de 7 islas, de las cuales Lípari es la más grande de ellas. En su mayoría se componen de paisajes de postal que combinan olivos, vides, chumberas y buganvillas en el campo y sobre casas encaladas con techos planos. De playas con arenas negras herederas del color de la lava hecha piedra y acantilados soberbios. Una mezcolanza que origina una paz y un sosiego insospechados. Estas islas cuentan con yacimientos prehistóricos que revelan el continuo relevo de pueblos en el lugar: romanos, árabes, fenicios e incluso españoles.

Lípari y Salinas, las más grandes de las Eolias, son las que generan más afluencia de turismo, pero este se calma en los meses de frío y casi desaparece. Entonces Lípari se vuelve encantadora y es agradable pasear por la ciudadela y el puerto de Marina Corta. De Salinas, la más verde de todas por su vocación agrícola, es famosa la casita en los acantilados de Pollara donde se redoran películas como ´El cartero´. En Strómboli, el volcán lanza aún en algunas noches centellas al cielo y deja caer su lava por la ladera de Sciara del Fuoco.