Barcos de alquiler fondeados en el mar del Caribe
BUSCAR BUSCAR
Ya puedes reservar a través de la web con un descuento adicional del -3% a los descuentos que puedas encontrar de una manera fácil y rápida.
Ya puedes reservar a través de la web con un descuento adicional del -3% a los descuentos que puedas encontrar de una manera fácil y rápida.

Vida a bordo de un catamarán

El amplio y luminoso salón, por ejemplo, puede ser una estupenda sala de juegos para los más pequeños durante el día y el lugar de reunión de los mayores durante la noche, para cenar y charlar hasta que amanezca sin perder nunca de vista el mar. Todo en este tipo de embarcación está pensado para que disfrutes al máximo de la experiencia. Puedes pasar la mañana tomando el sol mientras navegas de una isla a otra, relajarte con la lectura de un buen libro o fondear en pequeñas y escondidas calas inaccesibles con cualquier otro tipo de barco. Según la época del año y el destino, es más que probable que podáis disfrutar de la playa o la cala en cuestión para vosotros solitos. Imagínate ¡qué sensación! Y no olvides que subir y bajar de un catamarán es mucho más fácil que desde un velero, gracias a las escaleras que hay en los extremos de cada uno de los cascos. Después de disfrutar todo el día del mar, quizás por la noche te apetezca pisar tierra firme y salir a pasear por algún bonito pueblo de pescadores, perderte por las callejuelas para comprar algún recuerdo o probar la exquisita cocina del lugar en algún restaurante. Busca un buen puerto, amarra y sal a descubrir la belleza del lugar, la simpatía de sus gentes, la animada vida nocturna...Mañana volverás a despertar a bordo, con todo un día de mar y tranquilidad por delante.

Compra tu Lagoon
Compra tu Lagoon
Compra tu Lagoon
Compra tu Jeanneau
Compra tu Jeanneau
Compra tu Jeanneau