[...]
Barcos de alquiler fondeados en el mar del Caribe
BUSCAR BUSCAR

Alquiler barco en Marsella

Pídenos tu presupuesto personalizado
¡Tu viaje en barco en 4 pasos!
¿Qué tipo de barco quieres?
¿Cuantos os vais a enrolar?
Debe ser un número
¿Quieres patrón?
Venga, cuéntanos si quieres que te lleven...
¿Cuando quieres zarpar?
Seguro que sabes cuándo quieres zarpar, ¡cuéntanoslo!
(Opcional) Presupuesto
¿Cuántos días váis a estar?
Cuentanos cuanto vas a estar
¿Como te contactamos?
Necesitamos saber cómo te llamas
Lo necesitamos poder enviarte tus presupuestos
¿Has puesto el prefijo país + número de teléfono?
Es obligatorio haber aceptado la política de privacidad
No te mandaremos spam, de verdad.

En la flamante Costa Azul, uno de los rincones – paraíso más destacados del litoral francés en aguas del Mediterráneo, Marsella es uno de los centros más populares para los amantes del deporte acuático y de la vela. Uno de los destinos más destacados si deseas alquilar un barco y comenzar tu travesía por entre las preciosas y azuladas calas del país borgoñés. Entre las leyendas de la mafia del sur de Francia se respira un aire bohemio, pintoresco y multicultural motivado por los altos tradicionales niveles de inmigración. Alquila un velero en Marsella y acércate a conocer la hermosa e imperiosa soberanía de los fiordos y acantilados en dirección hacia Cassis. Allí descubrirás los 12 calanques con fabulosos paisajes como los Cap Croisette, Calanque Sormiou y Calanque Port Miou. Del otro lado, no debes dejar escapar la visita al Chateau d´If di Marsiglia, una fortaleza en el mar del medievo convertida en prisión. Este lugar de encanto inspiró obras como “El hombre de la máscara de Hierro”.

 

Una vez atracado en puerto clásico de Marsella comprenderás la realidad de un lugar mítico en el que realmente podrás llegar a sentir el alma de la ciudad portuaria. Al final del muelle tropezarás con la antigua aduana y el memorial del holocausto, y más allá, tras el puerto, encontrarías el nuevo museo de Marsella. En este lugar es visita inamovible el bullicioso y activo mercado de pescado, especialmente en las horas tempranas del día cargado del acento marítimo de esta carismática ciudad. Al otro lado de la bahía encuentras numerosos restaurantes con sabor a mar llenos de turistas curiosos, así como cafés y bares a lo largo del mar. Date el placer de relajarte caminando por el paseo marítimo que recorre la Corniche para descubrir las playas más hermosas de esta ciudad.

 

En el centro de la ciudad aun te queda por visitar la Basílica de Notre Dame de la Garde, la catedral neobizantina coronada por una virgen María que se ve desde cualquier punto de la ciudad debido a sus dimensiones. La Catedral de Santa María Mayor, para algunos de las más hermosas del mundo.  La Estación Saint Charles, cuya escalera que lleva a la ciudad fue declarada monumento histórico, decorada con hermosas esculturas. El Barrio del Panier merece la pena de recorrerse tras una agradable comida por su carácter pintoresco. Y también Cours Julien, Palacio Longchamp o el Parque Borely.