Barcos de alquiler fondeados en el mar del Caribe
BUSCAR BUSCAR

Las paradisíacas cuevas azules de Paxos

Ahí en las aguas cristalinas del mar Jónico, la isla de Paxos hipnotiza a cada visitante que pone sus pies en estas tierras. Hay quienes dicen que este amor ciego que surge desde cada corpúsculo de la piel, se debe al origen de la isla. Según cuenta la leyenda, esta isla nació cuando Poseidón, dios del mar, cortó con su tridente un pequeño pedazo de la tierra de Corfú y la convirtió en el hogar para su amada Anfítrite. Gracias al deseo de privacidad del suspicaz dios, Paxos se convirtió no sólo en una de las islas más aisladas del archipiélago y con mayor dificultad de acceso, también la que más conservaría su entorno natural para preservar el amor a la vida. 

 

Qué hacer en paxos

 

Como una manera de entrada secreta, Poseidón creó unas cuevas azules que se encuentran en la costa occidental de la isla, y a las cuales sólo se pueden llegar navegando en barco. Incluso, hay quienes dicen que son las puertas al mítico palacio de Poseidón abriendo paso con grandes acantilados de piedra caliza. De hecho, algunas de las cuevas son tan profundas y enormes que se pueden visitar a bordo de algún barco. 

 

Son además el sueño hecho real para fanáticos del submarinismo, ya que el agua que se filtra en el agua, crea reflejos y efectos que valen la pena verlos al menos una vez en la vida. Además que, al acercarse en barco, se experimenta un juego de sensaciones corporales que van a la par del juego de colores azulados y blanquecinos que inundan la cueva. 

 
<